CLIMA Y SALUD

Evolución histórica de las principales variables climáticas sobre el País

¿QUE ES EL OZONO?

El ozono es una forma especial de oxígeno identificado como O3 por su fórmula química. El oxígeno que respiramos y que es tan vital para la vida en la tierra es el identificado como O2. El ozono constituye una parte muy pequeña de nuestra atmósfera, pero su presencia es sin embargo vital para el bienestar humano. La mayor parte del ozono reside en la parte alta de la atmósfera, entre los 10 y 40 km por encima de la superficie terrestre. Esta región es llamada la estratosfera y contiene aproximadamente 90% de todo el ozono de la atmósfera. El ozono atmosférico se forma por la combinación de oxigeno atómico (O) y oxigeno molecular (O2), ambos gaseosos, dando como producción ozono (O3), también gaseoso. Aproximadamente durante los últimos mil millones de años las moléculas de ozono en la atmosfera han protegido la vida sobre la Tierra de los efectos de los rayos ultravioletas.

La cantidad de ozono presente en la atmósfera es extremadamente pequeña. Si la capa de ozono que rodea la Tierra fuera comprimida hasta llevarla a condiciones de presión y temperatura normales (1013.25 hPa y 0°C), esta capa de O3 puro seria aproximadamente de 3 mm. de espesor. El ozono existente en la atmósfera tiene un rol muy importante debido a que es un fuerte absorbedor de la radiación solar, principalmente en la banda ultravioleta. Esta radiación ultravioleta es extremadamente dañina para los seres vivos. Las observaciones muestran que la máxima concentración de ozono se encuentra a alturas entre 10 y 40 km. También se puede observar la presencia de ozono en capas más bajas de la atmósfera (tropósfera), su presencia en estos niveles responde a algunos procesos naturales y no naturales (contaminación).

La radiación UV-B (280 a 315 nanómetros (nm) de longitud de onda) que proviene del Sol es parcialmente absorbida por esta capa. Como resultado, la cantidad de UV-B que alcanza la superficie terrestre es fuertemente reducida. Sin embargo la UV-A (315 a 400 nm. de longitud de onda) y otras longitudes de onda de la radiación solar no son absorbidas por la capa de ozono. La exposición de los seres humanos a la UV-B incrementa el riesgo de cáncer de piel, cataratas y la depresión del sistema inmunológico. La UV-B también puede ser dañina para otros seres vivos como plantas, organismos unicelulares y ecosistemas acuáticos.

Instituto Uruguayo de Meteorología

Dr. Javier Barrios Amorín 1488 - CP 11200
Mesa Central (598) 1895

Montevideo - Uruguay